La comedia franco-rusa de Depardieu.

El actor, con un traje típico que visiblemente no es de su talla, muestra orgulloso su nuevo pasaporte.

El legendario y polémico actor francés Gérard Depardieu protagoniza por estos días su propia sátira en la vida real. Cansado de pagar impuestos en su país, renunció al pasaporte francés y obtuvo, en tiempo récord, el pasaporte ruso de la mismísima mano del no menos carismático Vladímir Putin.

Las feroces reformas tributarias del gobierno de Hollande obligan a Depardieu, y a todos quienes ganen más de un millón de euros al año, a pagar el 75% de esa suma en impuestos… una locura, no sólo para Monsieur Depardieu.

En una sentida e irónica carta, el actor criticó la medida, renunció a su pasaporte y anunció su exilio con un tajante “yo no tengo nada más que hacer aquí”. Para torpedear cualquier asomo de crítica, lanzó números a la mesa: En 45 años de trabajo -comenzó en una imprenta a los 14 años- ha pagado 145 millones de euros en impuestos. Oh là là!

Tras intentar sin éxito recibir la ciudadanía belga, miró más hacia el Este y solicitó la rusa. Fiel a su estilo de dictador simpaticón, Vladímir Putin se la otorgó por decreto presidencial en un trámite superexpress. Halagado y aliviado, Depardieu redactó una carta abierta donde expresa sin mesura su agradecimiento al presidente y a la “gran democracia rusa”. Oh là là de nuevo. Los republicanos franceses se pegaban con duras baguettes en la cabeza de la pura rabia.

La comedia va tomando así rasgos de absurdo. Más aún cuando el actor galo llegó el pasado fin de semana a las orillas del Mar Negro para reunirse con el presidente ruso en una de las casas de descanso que éste tiene y recibir su pasaporte. Se dice que la reunión fue de tú a tú y hablaron de cine.

Pero más colorida y surrealista fue su recepción horas antes en el aeropuerto de Saransk, donde las autoridades de Mordovia lo recibieron con honores. El gobernador, Vladimir Volkov, demostrando que en Rusia las cosas se siguen haciendo como en el pasado, le ofreció una casa con vista al mar y el puesto de ministro de Cultura. Depardieu, él, se deja querer…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s