“Amour”, más que una hermosa palabra

El amor se manifiesta en innumerables formas: el perdón, el cariño, el cuidado, la comprensión, la paciencia son algunas de ellas. Todas estas están presentes en la historia de la pareja de octogenarios que protagoniza “Amour”, nominada a mejor película y mejor película extranjera en los próximos premios Oscar.

El aclamado director austriaco Michael Haneke nos hace espectadores de un amor quizás más valioso que otros, una relación ubicada en una etapa de la vida donde todo es marchitarse y amar se hace aún más difícil.

Con una cuidadísima puesta en escena, fotografía y planos perfectos, y una atmósfera intimista, inquietante y a veces asfixiante, el realizador de obras como “The white ribbon” y “Funny Games” nos presenta un episodio traumático en las vidas de George y Anne que pondrá a prueba su relación y les hará constatar que la muerte está inevitablemente cerca.

Una mañana cualquiera, la mujer tiene un accidente vascular que la va dejando progresivamente paralizada y postrada. Con su única hija ausente por la mecánica trabajo-familia-egoísmo, George tiene que hacerse cargo de todos los cuidados de su mujer y se convierte, contra su voluntad, en testigo privilegiado de la chocante, triste e injusta transformación de su mujer, único responsable del amor de su vida.

El montaje preciso de Haneken mezcla atemporalmente fragmentos del pasado pleno de vida, con el presente sombrío y escenas surgidas de la fantasía de los protagonistas.

La música también es parte importante. Ambos ancianos son ex profesores de música clásica y, por ende, su entorno y recuerdos están cubiertos de la elegante y reconfortante atmósfera prodigada por Schubert, Beethoven y Bach.

Con una cadencia sutil, que algunos encontrarán derechamente “lenta”, la película logra sumergirnos en la experiencia de la vejez terminal y enseñarnos que “amour” es más que la palabra más hermosa del francés.

La interpretación de los dos protagonistas está en manos de Jean-Louis Trintignant (George) y  Emmanuelle Riva (Anne). Ésta última, leyenda viviente del cine francés, recordada y respetada por su participación en la clásica “Hiroshima, mon amour”. Ambos actores, con más de 80 años a cuestas como sus personajes, logran hacer comprender al espectador cómo es vivir en el ocaso de la vida.

Como sucede con gran parte del cine europeo, la película nos entrega eso que paradojalmente es cada vez más escaso en el mundo del cine: delicadeza, placer audiovisual, arte.

 

Amour

2012

Michael Haneke

Jean-Louis Trintignant, Emmanuelle Riva

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s