Tragedias aéreas de mentira

Pocos son, poquísimos, quienes pueden ser protagonistas de un accidente aéreo y sobrevivir para contarlo. La magia del cine, la fantasía, hace que podamos “experimentarlo” sin tener secuelas. El cine ha recreado innumerables veces este tipo de infortunio. Como en todo, muy pocas con éxito.

He aquí algunas de las escenas mejor logradas y, por ende, más impactantes de estos accidentes, que, por suerte, ocurrieron en un set de filmación:

1. “The Grey”, 2012: Interesante, aunque burda por momentos, película protagonizada por el excelente Liam Neeson, quien cae en medio de una naturaleza salvaje y peligrosa. Cae. En avión. La escena juega con el consciente e inconsciente del personaje, lo que le da un toque y atmosfera diferentes. Del lado del realismo, nada que decir, parece que vamos cayendo con él.

2. “The Aviator”, 2004: Excelente obra de Martin Scorsese que expone la vida pública y privada del aviador, empresario, ingeniero, director de cine y millonario Howard Hughes. Además de todo esto, el protagonista, brillantemente interpretado por Leo DiCaprio, está medio loco y, sin tener necesidad, prueba él mismo algunos de sus prototipos. En uno de estas pruebas de vuelo, algo sale mal y Mr. Hughes sufre un terrible accidente que casi le cuesta la vida.

3. “Flight”, 2012: El colosal Denzel Washington encarna a un piloto alcohólico que va borracho a su trabajo. Sí, vuela aviones tomado. Sin embargo, su adicción no le impide usar sus cinco sentidos de manera magistral para salvar a sus pasajeros de un accidente que finalmente ocurrió pero pudo ser muchísimo peor.

4. “The Fight Club”, 1999: Obra maestra de David Fincher sobre los desórdenes bipolares de su protagonista, los que son sólo la excusa para hacer una ácida crítica de los tiempos que vivimos. Plena de acción y de exuberancia estética, esta película que podemos llamar de culto nos regala una impresionante escena de un accidente aéreo que surge, como casi todo, de la mente enferma de Tyler Durden.

5. “Knowing”, 2009: Una película del montón que relata las increíbles disquisiciones de Nicholas Cage por explicar mediante la numerología una serie de tragedias. Una de ellas fue un accidente aéreo que ocurre en las narices del protagonista, quien, en tierra, poco puede hacer más que sorprenderse. Si bien la caída del avión está perfectamente lograda, en los primeros segundos de la secuencia hay un error de edición imperdonable que le quita peso a lo que viene después. Cage y el policía miran hacia el frente, aterrados por el avión que se viene contra ellos; sin embargo, el aparato se precipita por su derecha.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s